Diamantes, la nueva solución en almacenamiento digital


Actualmente, el flujo de información que se puede conseguir en la red a diario es 2.5 cuatrillones de bits, lo cual representa un enorme reto en el sentido de que se necesita mucho espacio para almacenar y procesar tal cantidad de información. Por eso, y al margen de tecnologías como los discos duros convencionales y los Discos de Estado Sólido (SSD) los científicos andan averiguando nuevas alternativas para almacenar grandes flujos de datos en espacios reducidos. En este caso (y comprendemos que las computadoras con memorias de titanio siguen y seguirán siendo secreto militar por parte de la USAF) ahora están mirando la posibilidad de trabajar con diamantes.

diamante-brillando-88738

Organizaciones como The Software Alliance (BSA) calcularon que el 90% de todos los datos del planeta se crearon entre 2014 y 2015; lo más sorprendente es que estamos duplicando la velocidad con la que se producen cada dos años y por eso, frente a este enorme reto en materia de almacenamiento, científicos de la universidad de Nueva York (Estados Unidos) han planteado la posibilidad de que se podría preservar la información del planeta en esta forma alotrópica del carbono.

238958_1

Esta investigación es liderada por Siddharth Dhomkar y Jacob Henshaw, quienes explicaron que “a nivel atómico, estos cristales (de diamantes) son muy ordenados pero a veces surgen defectos. Estamos aprovechando estos defectos como una posible manera de almacenar la información en tres dimensiones”. Como se sabe, los discos duros y los CD’s convencionales están limitados por ser bidimensionales, lo que hace que los diamantes sean una solución práctica.

cd-animated-gif-9

Lastimosamente, los diamantes son hermosos, muy duros… y muy costosos. Éste sería el primer impedimento para masificar esta tecnología, aunque los investigadores señalan que podrían producirse diamantes sintéticos cuyo costo no supere los US$200=. Asímismo, señalan que en un trozo de diamante del tamaño de un grano de arroz podrían almacenarse cientos de teras de información, con la gran ventaja de que, al ser grabada con un haz de luz láser de una frecuencia determinada, podría grabarse, borrarse y regrabarse lo que sea las veces que fuese necesario. Henshaw y Dhomkar dijeron que “estamos mirando hacia adelante para transformar esta hermosa rareza de la física en una tecnología muy útil”, y se mostraron optimistas con respecto a los resultados de sus pruebas.

Ahora el reto será encontrar una frecuencia de luz láser más precisa que permita la grabación de los datos a introducir entre las estructuras cristalinas del diamante a emplear.

No Olvides Comentar


Acerca de Rafa

Hola, soy un fan de todo lo que tenga chips y tuercas, de la tecnología y los avances científicos que mejoran la calidad de vida de la humanidad; por eso creé este blog, para compartir con el mundo las cosas que me gustan