El Dodge Challenger Demon ya está aquí


Cuando la compañía del carnero salvaje anunció que su muscle car más emblemático saldría de las líneas de producción  (aunque sólo se producirían 3.000 unidades para el mercado estadounidense y 300 para Canadá) se generó una alta expectativa por el hecho de que nadie sabía a ciencia cierta qué potencia tendría, su aspecto o tan siquiera su precio. Toda esa zozobra se acabó ya que el Dodge Challenger SRT Demon, de edición limitada, llegó para quedarse:

Esta infernal bestia en 4 ruedas (nunca mejor dicho) cuenta con una potencia descomunal: 852 caballos de potencia y un par motor de 1.044 N/m, totalmente capaces de hacer que el auto logre el cuarto de milla (402 metros) en 9,65 segundos. Esto lo hace el primer auto de producción en serie que logra esta meta antes de los diez segundos: eso sí, hay truco. Este truco puede ser el uso de gasolina de 100 octanos y unas ruedas especiales mucho más estrechas adelante, siendo un drag legal en las calles.

Este demonio, además, tiene bases del Hellcat: su propulsor ya de por sí es potente y aún así se cambió pistones, bielas, cigüeñal, válvulas, bomba de gasolina (ahora usa dos), un nuevo sistema de lubricación y otro nuevo sistema para el enfriamiento.

La transmisión fue totalmente reforzada y se instaló un nuevo compresor volumétrico de 2,7 litros de capacidad y casi un bar de presión, así como una caja de cambios automática, la Torque Flite 8 HP 90, la cual se reforzó para que no se rompa en cada aceleración. También se realizó una programación específica de su gestión pensada para explotar la potencia y el par disponible en línea recta.

Hablando de la electrónica del auto, veremos la implementación de nuevos dispositivos para sistemas como el Drag Mode Launch Assist: es un dispositivo que, mediante unos sensores montados en las ruedas, es capaz de detectar los pequeños saltos que se producen en el eje trasero a plena carga en cuestión de milisegundos, permitiendo que la CPU gestione el par que llega a las ruedas para que se pierda tracción sin que la mecánica y la transmisión sufra y sin perder aceleración; existe otro sistema electrónico enfocado a la máxima aceleración llamado Torque Reserve que actúa a partir de las 950 rpm y mientras el auto no se mueve, precarga la sobrealimentación y gestiona la inyección y el encendido para que cuando el acelerador se accione a fondo, no haya retardo en la respuesta y el auto salga disparado como misil con ruedas.

Un sistema que engrana la primera velocidad y el retroceso al mismo tiempo, permitiendo que el motor gire hasta 2.350 rpm sin moverse, hasta que llega el momento de arrancar, llamado Trans Brake, es otra de las novedades que este auto incorpora, incluyendo, claro está, el juego de amortiguadores Bilstein que ya trae de fábrica. Este auto se vende, exclusivamente, con asiento del conductor: se elimina el asiento del copiloto, la banqueta trasera y el equipo de audio. Claro está que, si el cliente lo desea, pueden solicitarse en un paquete por el simbólico precio de un dólar. A continuación verás los interiores de lujo:

Lo bueno del auto: valdrá menos de US$100.000=, lo malo, sólo se podrán comprar en Estados Unidos Y Canadá.

No Olvides Comentar


Acerca de Rafa

Hola, soy un fan de todo lo que tenga chips y tuercas, de la tecnología y los avances científicos que mejoran la calidad de vida de la humanidad; por eso creé este blog, para compartir con el mundo las cosas que me gustan