El formato de audio mp3 ya no va más


Los creadores del formato de compresión de audio más popular en las últimas 2 décadas (sí, te hablamos del MPEG-2 Audio Layer III o más conocido como MP3) anunciaron oficialmente su muerte, dando cabida a formatos de compresión mejor optimizados, como el AAC. El Instituto Fraunhofer IIS y Technicolor (conocido anteriormente como Thomson Multimedia) ha sido el encargado del control de los derechos de este formato: es decir, lo licenciaban para los que quisieran hacer uso de él. Pero ahora, las licencias de MP3 no van más, según lo informaron en un comunicado oficial. Como sabrás, el MP3 es un formato de compresión de audio digital patentado que usa un algoritmo con pérdida para conseguir un peso de archivo más liviano; es un formato de audio común usado para música tanto en computadoras como en reproductores de audio portátil.

Los archivos MPEG-1 corresponden a las velocidades de muestreo de 32, 44.1 y 48 kHz y los archivos MPEG-2 corresponden a las velocidades de muestreo de 16, 22.05 y 24 kHz. Este formato MP3 fue desarrollado por el Moving Picture Experts Group (MPEG) para formar parte del estándar MPEG-1 y del posterior y más extendido MPEG-2. Un MP3 creado usando una compresión de 128 kilobytes por segundo tendrá un tamaño de aproximadamente unas 11 veces menor que el mismo archivo en formato .WAV (el de un CD de audio). Un MP3 también puede comprimirse usando una mayor o menor tasa de bits por segundo, lo cual influye en la calidad final del sonido que éste tendrá. Volviendo al tema, el MP3 ya no va más ya que, por ejemplo, el AAC, que es un formato de codificación de audio avanzada (Advanced Audio Coding), se ha extendido mucho por los buenos resultados que ofrece (razón por la cual Apple fue el primero en usarlo en sus iPod).

El MPEG-H también tendrá una gran participación: es un formato que será cada vez más utilizado por aquellos servicios centrados en contenidos en streaming (Spotify, por ejemplo). El Instituto reconoce que el MP3 es muy popular, pero que se debe dejar espacio a los códecs modernos, los cuales mejoran la calidad con un bitrate más reducido.

Estos formatos y otros abiertos, como el FLAC, cuya ventaja es que se trata de una compresión sin pérdidas (aunque el WAV es superior y nos alistamos para la masificación del HiRes) ya son soportados por muchos dispositivos, por lo que la muerte del MP3 como tal es una nueva etapa en el camino al disfrute del audio de alta fidelidad, aunque, eso sí, nada podrá igualar al sonido del acetato.

No Olvides Comentar


Acerca de Rafa

Hola, soy un fan de todo lo que tenga chips y tuercas, de la tecnología y los avances científicos que mejoran la calidad de vida de la humanidad; por eso creé este blog, para compartir con el mundo las cosas que me gustan